Crecimiento y fortalecimiento del campo chiapaneco

Crecimiento y fortalecimiento del campo chiapaneco

• Los facilitadores de la ADR Agroem y el CIMMYT son aliados que buscan el bienestar de los productores chiapanecos logrando una mejora en rendimientos y en su economía.

Por: Irene Sánchez Gómez, formadora MasAgro, y Everilda Velázquez G., facilitadora de Agroem-PESA.

20 de noviembre de 2018.

Motozintla de Mendoza, Chis.- La actividad de Agricultura de Conservación (AC) se inició en mayo de 2016 en la localidad Justo Sierra, municipio de Motozintla de Mendoza, Chiapas, a través de una planeación comunitaria participativa, donde se eligió al productor cooperante Ervin Pérez Arriaga para que implementara innovaciones tecnológicas iniciando con una superficie de 625 m2.

Las capacitaciones comenzaron con el enfoque de AC en el sistema milpa, y los temas abordados fueron: selección de semillas, tratamiento de semillas, arreglo topológico y técnicas de conservación de suelos implementando trazos de curvas a nivel con barreras vivas (pasto de corte). El productor Ervin aplica las innovaciones en su parcela y es el referente de AC para otros productores de su localidad y las aledañas.

El proceso fue el siguiente:

Año 1. Ciclo primavera-verano (mayo de 2016 a febrero de 2017).

  • Selección de semillas. Se realizó de una forma más tradicional, ya que se eligieron las mazorcas almacenadas del ciclo anterior, debido a que el ciclo del cultivo es de 9 a 10 meses.
  • Tratamiento de semilla. Se hizo con la finalidad de reducir los daños por roedores y obtener mayor número de plantas germinadas; el producto utilizado fue Semevin.
  • Arreglo topológico. La distancia en la siembra fue de 50 cm entre plantas y 80 cm entre surcos, sembrando tres semillas por punto.
  • Técnica de conservación de suelo. Trazos de curvas a nivel utilizando el aparato A y estableciendo barreras vivas (pasto de corte) con dos objetivos: reducir la erosión del suelo, ya que la pendiente del terreno es de 53%; y utilizar el pasto de corte como forraje para ganado incorporando 100% del rastrojo en la parcela.
  • Fertilización. Se aplicó el fertilizante que utiliza el productor. La modificación realizada fue fraccionar la dosis de fertilización, incrementando una fecha de aplicación.

Año 2. Ciclo primavera-verano (mayo de 2017 a febrero de 2018).

El productor realizó las mismas actividades y se replicó en nueve parcelas más. Además, se incluyen dos innovaciones: manejo de rastrojo y poscosecha. Ese ciclo tuvo un incremento de 30% en rendimiento.

En septiembre de 2017 hubo vinculación MasAgro-Agroem. Parte del equipo técnico de la ADR, tuvo la oportunidad de asistir a las capacitaciones, las prácticas, el intercambio de experiencias con otros técnicos y los eventos demostrativos de productor a productor y tuvo acceso a información de tecnologías validadas en plataforma y módulo y al acompañamiento de la formadora MasAgro Irene Sánchez Gómez.

Año 3. Ciclo primavera-verano (mayo de 2018 a febrero de 2019).

La parcela del productor pasa de ser parcela demostrativa a módulo, ya que permite tener información más precisa y comparar las prácticas sustentables, las tecnologías y la Agricultura de Conservación con el sistema tradicional.

Con el aprendizaje de los dos años anteriores, se realizan mejoras en las actividades agrícolas de la parcela:

  • Selección masal. Se realiza en parcela con el método cinco de oros, de acuerdo con las características genéticas requeridas por el productor.
  • Técnica de conservación de suelo. Curvas a nivel realizadas con barreras vivas (pasto de corte) e incorporación de 100% de rastrojo.
  • Fertilización. En la primera aplicación se utilizó urea en V5-V6, y la segunda aplicación se hizo con un foliar con contenido de P, K, Mg y Zn. La tercera aplicación se hizo 20 días después de la última aplicación con un foliar que contiene P, K, Mg y Zn. Y la cuarta aplicación se realizó 10 días antes de la floración con un producto que contiene nitrógeno y magnesio.

La implementación de prácticas sustentables y tecnologías MasAgro y contar con un sistema de AC perfectamente perfilado le permiten al productor tomar decisiones para mejorar su sistema de producción, siendo la parcela un referente de trabajo en las condiciones climáticas de la región. Además, con estas acciones se contribuye a la conservación del ambiente y los recursos naturales y se reduce la erosión del suelo. Al mismo tiempo, existe un aumento en el rendimiento que ayuda a la economía familiar al cubrir las necesidades alimentarias durante un periodo más largo.

Los facilitadores de Agroem, que son aliados del CIMMYT para lograr un campo sustentable, han comentado que es importante conocer el territorio y las condiciones para saber en qué momento del ciclo agrícola incidir y llevar a cabo acciones que reflejen el cambio en un tiempo determinado.


Chiapas

Comments are closed.