Girasoles, avena, triticale y cultivos alternativos como innovaciones para afrontar el cambio climático

Girasoles, avena, triticale y cultivos alternativos como innovaciones para afrontar el cambio climático

La diversificación y la rotación de los cultivos mejoran notablemente los sistemas de producción, pues permiten que sean más estables y resilientes a los cambios de temperatura y los efectos del cambio climático con productos de ciclos cortos de cultivo que garantizan al agricultor cosecha para autoconsumo y venta.

 

Por: Francisco Alarcón, Divulgación CIMMYT.

Magdalena Apasco, Oax.- Los pequeños productores en Oaxaca ya enfrentan los efectos del cambio climático, como sequías y degradación de los suelos. Las condiciones climáticas que afectan a los cultivos y las lluvias torrenciales son solamente una muestra del impacto del cambio climático, que nos llama a implementar acciones contundentes para que la agricultura pueda hacer frente a estos retos.

El Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (CIMMYT) en Oaxaca cuenta con el apoyo de la organización Agricultura Familiar y Agronegocios, con la que ha establecido una estrecha colaboración para impulsar prácticas como la Agricultura de Conservación. Carlos Barragán García, colaborador del CIMMYT y representante de la organización, expuso el panorama de las regiones Valles Centrales, Sierra Norte y Mixteca, de Oaxaca, donde se han implementado diferentes actividades para promover la diversificación y la rotación de cultivos, demostrando su efectividad. “Cada año, con las lluvias se pierde 30% del rendimiento potencial del suelo; significa que el agua arrastra los nutrientes de la tierra y se afectan los rendimientos de las cosechas”, enfatizó Carlos Barragán.

Otros factores importantes que propician las condiciones negativas para los cultivos son el uso de pesticidas para el control de malezas y plagas y la utilización ineficiente de fertilizantes para incrementar los nutrientes para el cultivo. Todas estas prácticas pueden ser innovadas y reemplazadas con la rotación y la diversificación de cultivos que contribuyen a la regeneración de los suelos, aportan materia orgánica, funcionan como cobertura, generan ganancias para los productores y preparan el suelo para otros productos, como el maíz.

Carlos Barragán ha brindado acompañamiento técnico al productor Jorge Pérez en Magdalena Apasco, Etla, para establecer una parcela con girasol como cultivo de rotación. El productor explica que la raíz de esta flor asemeja una lanza y puede alcanzar hasta 45 centímetros de profundidad, lo que permite que el suelo sea más poroso para que otras plantas con raíces menos extensas tengan la capacidad de crecer (como el maíz).

En el mismo municipio el CIMMYT colabora con el productor Pedro Chávez, que cuenta con una parcela donde está implementando cultivos alternativos como avena, triticale, canola y alpiste. Tanto en la parcela de girasol como en aquella donde se prueban otros cultivos se tiene establecido el maíz como testigo (esto es lo que se conoce como módulo demostrativo, que permite a los productores de la región validar la innovación propuesta), ya que mientras el maíz aún no entra en floración, los otros cultivos ya están en llenado de grano, de ahí su adaptación al cambio climático en escenarios de mayor temperatura y menor precipitación.

“A través de la colaboración entre el CIMMYT y la asociación civil, brindamos acompañamiento a productores para transitar de una agricultura de autoconsumo a una que les genere mayores ingresos y ahorros en la producción. Una agricultura que les permita, desde su actividad en el campo, alcanzar una vida digna, disminuir la migración y fomentar el arraigo a la tierra”, señala Carlos Barragán.

A lo largo de su trayectoria, Agricultura Familiar y Agronegocios ha recibido apoyo de diversas instituciones, entre ellas el CIMMYT, con quien mantiene una estrecha colaboración, impulsando prácticas como la MIAF (Milpa Intercalada con Árboles Frutales).

El girasol es útil para el control de malezas, por lo que representa una alternativa para el uso de herbicidas; además, permite sembrar inmediatamente maíz y contribuye a mejorar el suelo. El reto es que los productores puedan encontrar alternativas para vincularse a mercados e integrar estos cultivos a sus respectivas cadenas de valor.

Lo que se ha logrado es un gran avance para que los productores de la región adopten las innovaciones que ambas organizaciones promueven como una estrategia a largo plazo para mejorar los suelos en Oaxaca. Dicha vinculación se consolida a través de MasAgro para lograr el escalamiento de las innovaciones y brindar a la comunidad datos e información para mejorar los sistemas productivos y generar bienestar a través de una Agricultura Sustentable.


Oaxaca

Comments are closed.