La continuidad de un legado y la respuesta concreta a los retos agroalimentarios de México y el mundo

La continuidad de un legado y la respuesta concreta a los retos agroalimentarios de México y el mundo

El CIMMYT reitera su compromiso de continuar impulsando la productividad a través de la transición a sistemas agroecológicos sustentables, fortaleciendo con esto el ingreso, empleo y bienestar de los productores.

 

Por: Hugo Castellano y Francisco Alarcón, Divulgación CIMMYT.

20 de marzo de 2019.

Cd. Obregón, Son.- Con un emotivo reconocimiento a la labor del doctor Norman Borlaug y una convocatoria a continuar trabajando en conjunto para atender los retos agroalimentarios de México y el mundo, se inauguró oficialmente la Semana de Visitantes del Programa Global de Trigo del CIMMYT en el Campo Experimental Norman E. Borlaug (CENEB) en Cajeme, un espacio de gran valor histórico ubicado en el emblemático Valle del Yaqui, en Sonora. De ahí han surgido innovaciones para generar bienestar a los productores mexicanos y a todo el mundo.

En el acto participaron autoridades federales, encabezadas por el doctor Víctor Villalobos Arámbula, titular de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (SADER); y Miguel García Winder, subsecretario de la SADER. También asistieron representantes oficiales de la Secretaría de Agricultura de Sonora; autoridades locales de Cajeme, como el presidente municipal; el presidente del PIEAES; y líderes científicos del Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (CIMMYT) y el INIFAP.

El doctor Hans Braun, director del Programa Global de Trigo del CIMMYT, dio la bienvenida a expertos en desarrollo agrícola internacional al día de campo del Programa, que anualmente convoca a compartir y debatir sobre los últimos avances en la ciencia aplicada al mejoramiento de trigo. Enfatizó el importante trabajo que realiza el CIMMYT para consolidar el perfil profesional de jóvenes investigadores de todo el mundo, que comparten la visión de trabajar en beneficio de la sociedad realizando investigación en mejoramiento de trigo.

Bram Govaerts, director global de Innovación Estratégica del CIMMYT, en su intervención destacó el alto nivel de investigación en trigo y maíz que realiza el Centro, la cual se orienta a generar bienestar para los productores mexicanos. “Su sede está en México; aquí hacemos mucho con poco. Es aquí donde productores e investigadores en conjunto retornan cada peso invertido en mejores variedades para México y el mundo”, comentó.

Destacó el apoyo de la SADER para lograr esta labor integrada entre productores e investigadores, y dijo que sin la participación del Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica), no sería posible enviar sin riesgo las semillas a múltiples lugares, asegurando su inocuidad y seguridad.

Un anuncio importante del doctor Govaerts fue el trabajo que se está realizando para consolidar el Atlas Molecular de Trigo, una plataforma de información que, al igual que el de Maíz, reúne conocimiento para aprovechar el potencial genético del Banco de Germoplasma del CIMMYT y facilitar el desarrollo de variedades mejoradas que puedan brindar soluciones a los retos del sector agroalimentario hacia el 2030 y 2050. Govaerts planteó el compromiso de entregar los resultados de ese trabajo a la SADER una vez que esté culminado, para que sea utilizado en beneficio de México y de sus productores.

Hubo una emotiva referencia a la figura del doctor Norman Borlaug, quien recibió un Premio Nobel porque “supo escuchar la crisis que se estaba visualizando y responder de manera adecuada” a través de una tarea de investigación e innovación y “gracias al trabajo de todos ustedes y a la coalición que se construyó cuando el doctor Borlaug invitó a una alianza para combatir la roya en los cultivos de trigo”, comentó Govaerts. Hoy la historia se repite, seguimos buscando resistencias a la roya y generando colaboración nacional e internacional para lograr la innovación de los sistemas agroalimentarios. Señaló que “fue la colaboración entre México y Estados Unidos la que puso las bases para el desarrollo de investigación que hoy concretamente es el CIMMYT”.

Los resultados alcanzados con dichas investigaciones y los impactos que se han generado en la región se maximizan y amplían su alcance gracias a la colaboración con el Gobierno a través de MasAgro. Desde la creación del Fondo de Investigación Dr. Norman E. Borlaug, esta idea ha madurado y generado elementos para darle respuesta a los nuevos retos y transformar el futuro de la agricultura no sólo en México, sino en el resto del mundo.

“Trabajamos hoy con 500,000 productores, de los cuales 21% son mujeres, quienes han logrado mejorar sus rendimientos en la producción de maíz, trigo y cultivos asociados con reducciones significativas en el uso de agua y en las emisiones de gases de efecto invernadero y han trabajado con más precisión su manejo de fertilidad en 1,234,517 hectáreas, incluidas parcelas de innovación de módulos y áreas de extensión e impacto”, compartió Govaerts. La referencia es a la labor de las redes de innovación que llegan a esos 500,000 productores en más de un millón de hectáreas, aumentando los rendimientos de trigo en 10% y los ingresos en 14%.

La agricultura debe producir sustentablemente, con datos medibles y transparencia. Respecto de la estrategia, características e impactos del trabajo integral realizado hombro a hombro con los productores que ha logrado una senda exitosa en México, el doctor Govaerts destacó que el efecto de MasAgro ya tiene réplicas en Guatemala y Colombia, y que hay conversaciones para llevar este modelo innovador a Etiopía.

A través de una tarea conjunta entre el Gobierno de México, la SADER, el CIMMYT y su red de colaboradores, hoy podemos entregar 64 híbridos nuevos de maíz, multiplicados por más de 50 semilleras pequeñas que fueron impulsadas con MasAgro; muchas de ellas, asociaciones de productores que ponen a disposición de los agricultores esas semillas nacionales. Las compañías mexicanas que comercializan semilla desarrollada por MasAgro han incrementado 55% sus ventas en el mercado nacional y generaron más de un millón de bolsas de semilla para 2019.

Por su parte, el doctor Víctor Villalobos Arámbula, titular de la SADER, destacó la tarea conjunta y la contribución permanente del CIMMYT con su acompañamiento a productores a través de MasAgro para atender problemas locales utilizando las habilidades y los instrumentos de la ciencia para generar bienestar.

Villalobos mencionó, como dato significativo, un hecho particular en su vida profesional: “a principios de los años 70 tuve el honor de conocer al doctor Borlaug, eso marco mucho del destino de mi profesión. Hoy me siento muy honrado de estar aquí. El legado, la contribución y la forma en la que Norman Borlaug hizo agricultura en ese tiempo marcó un cambio importante en la seguridad alimentaria de nuestro planeta; es algo que no sólo tenemos que reconocer, sino honrar”.

“Este es el Campo Experimental en el Valle de Yaqui, la catedral de todo ese esfuerzo. Aquí es donde Norman Borlaug construyó con esa visión —con humildad, dedicación y determinación— para vencer los retos que planteaban el hambre y las enfermedades, para lograr con investigadores de México y distintas partes del mundo saldar la responsabilidad de garantizar alimentación a millones de personas que estaban sufriendo y que tenían un futuro incierto por la falta de alimentos”, agregó Villalobos.

El evento fue significativo por la presencia de actores que comparten la visión de generar bienestar para el campo mexicano con la ciencia y la innovación, y permitió presentar las actividades que realiza el CIMMYT a través de MasAgro en sus componentes de investigación, innovación y masificación, las cuales responden decisivamente al reto del rescate del campo mexicano, propiciando la disponibilidad de alimentos sanos para toda la población y la construcción de un nuevo sistema agroalimentario nutricional justo, saludable y sustentable.

Posteriormente, el secretario, investigadores del CIMMYT y el INIFAP e invitados especiales realizaron un recorrido por las parcelas donde se validan innovaciones derivadas de la investigación realizada en el CENEB, las cuales ya ofrecen soluciones para los productores de Sonora y se extienden a todo México.

El CIMMYT reitera su compromiso de continuar impulsando la productividad a través de la transición a sistemas agroecológicos sustentables, fortaleciendo el ingreso, el empleo y el bienestar de los productores con el fomento a maquinización apropiada, el incremento del potencial existente en zonas de riego con el uso eficiente de agua y la construcción de una cadena de valor alto, y promoviendo el cambio tecnológico hacia prácticas agroecológicas, el impulso a la innovación tecnológica y la asistencia técnica a ras de tierra, contribuyendo a la red de educación tecnológica agropecuaria para favorecer las enormes potencialidades y capacidades científicas que existen.


Sonora

Comments are closed.